Skip to content
Menu

Peso del voto: ¿Urbano o rural? ¿De oriente o de occidente?

Comparte usando:

El lugar de residencia de las y los ciudadanos es una información muy importante para entender las dinámicas políticas y electorales. Por lo general, las personas se informan y van construyendo sus opiniones y comportamientos sobre la política y la democracia en los espacios más cercanos y seguros: la familia, el círculo de amigos, su lugar de trabajo o los espacios en los que consume, se entretiene o hace su vida.

De ahí la importancia de conocer dónde viven y por tanto ejercen sus derechos políticos las bolivianas y bolivianos. La geografía electoral y política suele ser igual de diversa que la propia sociedad. En un país social, étnico y regionalmente tan diverso como Bolivia, esas diferencias son particularmente significativas.

Es así que usualmente se menciona, por ejemplo, las diferencias entre el voto urbano y el voto rural, o las preferencias políticas divergentes entre el occidente y el oriente del país. Sin embargo, esas categorías simplificadas suelen ocultar realidades mucho más complejas.

¿Qué espacio geográfico pesa más en Bolivia?

La distribución territorial del padrón electoral de 2021 nos muestra la gran variedad de escenarios en los que se desenvuelven las y los ciudadanos electores. El 41% vive y vota en los tres grandes conglomerados metropolitanos que son el corazón de la Bolivia urbana: las ciudades de La Paz y El Alto en el occidente; la urbe cochabambina en los valles; y la metrópoli de Santa Cruz de la Sierra en el oriente. Sin embargo, al contrario de otros países, el 59% restante residen en otros tipos de localidades urbanas y rurales.

El 12% reside en ciudades capitales diferentes al eje metropolitano, como Oruro o Tarija; el 11% en ciudades intermedias como Quillacollo, Yacuiba o Montero, entre otras; y el 11% en localidades más pequeñas (en las que hay entre 5.000 a 20.000 ciudadanos inscritos en el padrón) como Camargo, Mizque, Roboré, San Ignacio o Caranavi, grupo que tiene rasgos principalmente urbanos, aunque con gran influencia de los estilos de vida rurales en el caso de las aglomeraciones más pequeñas.

Pese a los avances de la urbanización y la migración interna, el 25% de los inscritos en el padrón corresponde a espacios rurales compuestos por alrededor de 400 pueblos y más de 3.000 comunidades, caseríos y pequeñas aglomeraciones ubicadas en todo el extenso territorio nacional. No es una proporción menor, no sólo por su número sino por su carácter estratégico en la presencia del Estado y el manejo del territorio, sus recursos y riquezas.

A nivel regional, el peso poblacional de los tres grandes espacios geográficos y ecológicos se está equilibrando. Aún la mayoría de electores (39%) se concentra en los tres departamentos del occidente, La Paz, Oruro y Potosí, pero ya el 32% vive en ciudades y zonas rurales del oriente boliviano, y esto puede ir variando hasta las próximas elecciones en el año 2025.

Algunas cuestiones sobre la Bolivia real

La geografía electoral va cambiando al ritmo del cambio social, la ocupación territorial y las migraciones. Es falaz referirse sólo al supuesto contraste entre una idea de lo urbano limitada a las grandes ciudades del eje y un mundo rural de comunidades alejadas y aisladas. Hay más bien una suerte de continuidad territorial en la que los estilos de vida urbanos y rurales se van mezclando.

De igual modo, las migraciones y el crecimiento demográfico están modificando el peso electoral de las varias regiones que componen Bolivia, dándole cada vez mayor protagonismo al oriente del país.

Estos rasgos deberían ser considerados por políticos, analistas y ciudadanos interesados en los retos futuros de la democracia y las propuestas políticas para la Bolivia real.

Deja un comentario

Artículos

subxfes

RECIBE LA INFORMACIÓN
EN TU CORREO